Big Data, la apuesta de futuro del Instituto Nacional de Estadística

Big Data, la apuesta de futuro del Instituto Nacional de Estadística

“El INE seguirá la pista de los móviles de toda España durante ocho días”: este es el titular que esta acaparando portadas y provocando innumerables reacciones en redes sociales.

El Instituto Nacional de Estadística ya ha explicado que todos los datos están anonimizados, que la iniciativa garantiza el secreto estadístico y que cumple con todos los requerimientos de la Ley de Protección de Datos. Pero más allá de las polémicas, lo realmente importante de este estudio es que supone un paso de gigante en la transformación digital de las instituciones públicas de nuestro país.

La sociedad avanza mucho más rápido que las administraciones y, ahora mismo, el motor que impulsa todos los sectores de actividad es la digitalización. Aunque la función pública trata de ponerse al día, hasta el momento, los mayores adelantos se han dado en materia de legislación, pero no en su implantación práctica.

Antes esta información se obtenía como parte del cuestionario del Censo de Población y Viviendas del INE, pero este estudio no va a ser uno más. Va a ser el primero que apueste por el Big Data y que deje atrás los antiguos métodos estadísticos, en favor de otros más rápidos, productivos y económicos.

El último censo, realizado en 2011, visitó 13 millones de hogares y recopiló información de unos 40 millones de personas. Todo ello con un presupuesto total de 162 millones de euros.

El estudio actual, permitirá compilar datos de movilidad de unos 47,5 millones de personas (cuál es su punto de partida, hacia donde se dirigen, cuanto tardan…) El coste no superará los 500.000 euros.

La diferencia es abismal, pero es que los procedimientos también lo son. Las encuestas tradicionales requieren invertir tiempo y dinero en la contratación de los encuestadores, el desplazamiento, la localización de los encuestados, la preparación del material, las llamadas telefónicas… Sin embargo, para obtener la información de este estudio, lo único que tendrá que hacer el INE es adquirir los datos agregados, directamente de su fuente: las principales compañías telefónicas del país, que concentran el 88,9% de las líneas.

Con las conclusiones extraídas, tras el tratamiento selectivo de los datos, las administraciones podrán mejorar la organización de los medios económicos destinados fundamentalmente al Transporte aumentando su conocimiento para la toma de decisiones tanto respecto a infraestructuras como a servicios de transporte (reforzar las líneas más demandadas, modificar paradas, modificar viales…), pero también a los Servicios Sociales o a la Sanidad.

Julio Martín, CEO de Virtual Desk, considera que, gracias al Big Data, el organismo público de Estadística trabajará con “información más fiable y con un importante ahorro de costes”.

Precisamente Virtual Desk, cuenta con una trayectoria de éxito en el uso del Big Data y la Analítica Avanzada para la mejora de los transportes públicos que le dota de la visión necesaria para valorar la trascendencia de la iniciativa tomada por el INE: “La transformación digital es una tendencia inevitable: se sustituye un modelo agotado”, concluye Martín.